domingo, 24 de agosto de 2014

RAVIOLIS FRESCOS RELLENOS DE CALABAZA Y REQUESON CON SALSA DE MANTEQUILLA Y NUECES


Vaya pedazo de título que me ha salido para esta entrada...
 
Hoy me estreno con raviolis de pasta fresca. Una vez más terminé mareada con tanta receta que cogí de internet. Al final me decidí por ésta del blog de The little ferraro kitchen (aviso, es en inglés).
 
Hacer pasta fresca es laborioso, pero hacer raviolis es la repera. Yo he empezado a cocinar a las 10:30 y he acabado a las 13:30. También es cierto que yo soy muy pesada y me me lo tomo con calma porque yo cocino para relajarme no para ir con prisas como si tuviera a alguien detrás juzgando lo que voy a cocinar o esperando el resultado. Pero tienes que armarte de paciencia, ponerte una buena música, ordenar la cocina, tener a mano todos los ingredientes, preparada la máquina de pasta e ir tranquila. Yo no soy muy paciente pero curiosamente con la cocina últimamente sólo hago recetas no aptas para impacientes, curioso...
 
Tuve unos fallitos como consecuencia de mi inexperiencia con este mundillo de la pasta fresca pero el resultado final es bueno. Me han salido como 40 raviolis, he utilizado 12 para hacer dos platos y el resto los he congelado. Cuando los necesite sólo tengo que sacarlos del congelador y derechos al agua hirviendo, sin descogenlar. Iré probando nuevas salsas aunque para mi lo divertido es hacer nuevos rellenos. El de hoy es estupendo y muy sano.
 
Ingredientes:
 
Pasta:
  • 2 3/4 de harina común
  • 3 huevos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/4 de taza de agua
Relleno:
 
  • 550 gr. de calabaza pelada y troceada
  • 250 gr. de ricota
  • 1 huevo
  • Sal y pimienta
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 de taza de queso parmesano
 Salsa marrón de mantequilla:
  • 50 gr. de mantequilla
  • salvia fresca picada
  • 1/4 de taza de nueces picadas
  • Parmesano fresco rallado para espolvorear
  Preparación:
  • En una fuente de horno pequeña se pone la calabaza pelada y troceada. Se rocía con aceite y al horno precalentado a 220º durante 25 minutos hasta que esté dorada. Realmente hay una gran diferencia entre usar calabaza asada, hervida o hecha en el microondas. Pero claro, a veces el tiempo manda. Pero siempre que puedas hazla en el horno, notarás la diferencia.
  • Se echa la calabaza en el vaso de la batidora y agregamos el resto de ingredientes. Se bate bien hasta formar una pasta. La reservamos en la nevera para que esté firme a la hora de rellenar los raviolis.
  • Para la pasta de los raviolis:
  • Mezclar todos los ingredientes de la masa menos el agua en un bol. Mezclar bien hasta que los ingredientes estén amalgamados más o menos. Vamos echando el 1/4 de taza de agua a poquitos hasta que la masa esté suave y elástica y podamos amasarla.
  • Amasar durante 10 minutos hasta conseguir una masa flexible.
  • Dejarla reposar 30 minutos en film de cocina a temperatura ambiente.
  • Pasado este tiempo se hacen 4 bolitas con la masa. Guarda 3 de ellas en el film de cocina para que no se resequen.
  • Con un rodillo se estira la bolita sobre la encimera bien enharinada y se empieza a pasar por el rodillo en el nº 7, el más ancho. Con la pasta resultante se vuelve a poner en la encimera, se espolvorea de nuevo con harina y se doblan los dos extremos hacia el centro y se vuelve a plegar.  
  • Se pasa de nuevo por el rodillo de la máquina. Y repetimos como 4/6 veces esta operación. A partir de ahora empezamos a disminuir la abertura del rodillo y a pasar sólo 1 vez la pasta por el rodillo, sin hacer los pliegues. Vamos moviendo la rueda por todas las posiciones hasta llegar a la posición 3. Yo terminé en la posición 1 y creo que eran demasiado finos.
  • Con una bolita hacemos estas dos láminas de pasta:
  • Con un paño de cocina bien húmedo cubre una de las láminas de pasta para que no se reseque. La lámina sobre la iremos poniendo el relleno la tenemos que poner sobre la encimera bien enharinada, bien con harina común o con semolina para evitar que al retirar los raviolis ya formados se nos queden pegados a la encimera.
  • Con una cucharita vamos cogiendo pequeñas porciones de relleno y los vamos poniendo sobre la lámina de pasta, como a 2 cm una de otra:
  •  Colocamos encima la otra lámina que teníamos tapada con un paño de cocina húmedo. A la vez que vas bajando la lámina con la mano izquierda ve formando con los dedos de la mano derecha los paquetitos sellando a la vez para ir sacando el aire que se quedan dentro si directamente colocas la lámina entera sobre el relleno.
  • Con una ruleta cortapastas rizada (he tenido que buscar en internet como se llama, yo lo llamo cortador para pasta) vamos cortando los raviolis y los vamos poniendo en otra superficie bien enharinada para que no se peguen al cogerlos luego. Los dejamos secar un poquito, mientras hacemos la salsa y ponemos bastante agua en una olla con sal para hervir los raviolis. Yo eché 12, 6 por persona pero si sois más comilones echar 10 por persona. Los dejamos 4 minutos en el agua. Llenan bastante al ser pasta rellena.
  • En una sartén poner 4 cucharadas de mantequilla, las nueces picadas y la salvia. He de decir que yo no tenía salvia fresca y utilicé orégano seco. Calentar sobre fuego medio hasta que la mantequilla se oscurezca. Entonces ir sacando del agua hirviendo los raviolis. A medida que pasaban los 4 minutos iba sacando raviolis con una rasera y volcándolos en la salsa y mezclándolos bien con la salsa para cubrirlos con la mantequilla y evitar que se quedaran pegajosos.
  • Alguno se rompió en el agua pero tampoco pasa nada porque ese agua es buena para agregarla a la salsa y que tenga más textura.
  • Servir inmediatamente con parmesano rallado por encima.
Con los recortes de pasta al hacer los raviolis, formé otra bola con la que hice más tagliatelles para congelar. Les dí forma de nido y parecían como comprados. Que ilusión me hace hacer estas cosas.

domingo, 17 de agosto de 2014

PAPPARDELLE FRESCOS CON TOMATITOS Y ANCHOAS

 
Una receta de pasta sencilla, con pocos ingredientes pero grandiosa en su sabor final y aspecto (vamos, o eso creo yo...).
 
He vuelto a usar mi super máquinita de hacer pasta. Que feliz que estoy con ella. Hoy he preparado pappardelle y esta vez he experimentado echando a la harina una cucharita de curry, otra de cúrcuma, nuez moscada y pimienta. No es que se haya notado mucho en el sabor (era demasiado sutil) pero si en el color de la masa y la pasta, un bonito color amarillo.
 
Ingredientes:  
 
Para la pasta:
  • 100 gr. de harina
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 pizca de nuez moscada
  • sal
  • 1 chorrito de aceite
Para la salsa:
  • 200 gr. de tomatitos cherry
  • 1 lata pequeña de anchoas
  • 1 ajo
  • aceite de oliva
  • 1 buen chorro de vino blanco
  • Pimienta
Preparación:
  • Mezclar la harina con la sal, curry, cúrcuma, nuez moscada y pimienta. Añadir el huevo y el chorrito de aceite
  • Amasar durante 10 minutos hasta conseguir una masa flexible
  • Dejarla reposar 30 minutos en film de cocina a temperatura ambiente
  • Se hacen 4 bolitas con la masa. Guarda 3 de ellas en el film de cocina para que no se resequen.
  • Con un rodillo se estira la bolita sobre la encimera bien enharinada y se empieza a pasar por el rodillo en el nº 7, el más ancho. Con la pasta resultante se vuelve a poner en la encimera, se espolvorea de nuevo con harina y se doblan los dos extremos hacia el centro y se vuelve a plegar. 
  • Se pasa de nuevo por el rodillo de la máquina. Y repetimos como 4/6 veces esta operación. A partir de ahora empezamos a disminuir la abertura del rodillo y a pasar sólo 1 vez la pasta por el rodillo, sin hacer los pliegues. Vamos moviendo la rueda por todas las posiciones hasta llegar a la última, la posición número 1.
  • Me quedaron estas láminas de pasta listas para cortar en forma de pappardelle, que tienen una anchura como de 2 ó 3 cm. Yo los hice de 3 cm. ¿Véis que bonito color amarillo tienen por la cúrcuma y el curry que llevan?
  • Y en esta foto, mi secadero de pasta de alta tecnología, diseño puntero... una percha colgando de un armario de cocina... que bonitos lucen mis pappardelle:
  • Con esta cantidad me salió para dos platos lo que pasa es que la pasta me encanta y me terminé comiendo los dos.
  • Para la salsa: no hay mucho misterio. En una sartén con aceite echar un ajo triturado con el prensa ajos y las anchoas. Aplastar estas para que se desagan. Agregar los cherry cortados por la mitad y el chorretón de vino. Dejar un poco, mueve un poco la sartén para que se mezclen bien los sabores. Espolvorear con pimienta.
 
  • Para cocer los pappardelle: poner a hervir abundante agua. Cuando está hirviendo echar sal y aceite. Si le echas la sal al principio tarda más en hervir, un truquito... Echar los pappardelle y dejarlos 3/4 minutos. Vete probando hasta que esté al dente. Dependiendo de la pasta fresca es más o menos tiempo. Como estos son anchos lo he dejado 4.
  • Al colarlos guarda un vasito del agua para agregarlo a la salsa y que coja un poco más de cuerpo.
  • Servir inmediatamente volcando la salsa por encima.


viernes, 15 de agosto de 2014

PASTA GRATINADA CON QUESO AL ESTILO INDIO


Esta receta es del programa de televisión (se puede ver en España), La diosa de las especias. La cocinera es de origen indio y todas sus recetas tienen como base las especias, cosa que a mi me encanta. Este plato es el clásico de pasta con queso sólo que con especias y ya tienes algo diferente para esos días que no tienes mucho en la nevera y no sabes que cocinar. Es una receta india e italiana a la vez.
 
Ingredientes:
 
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 375 gr. de la pasta de tu elección, tiene que ser corta
  • 2 cucharadas de jengibre rallado
  • 2 ajos triturados
  • 1 cebolla picada
  • 1 cucharada de garam masala
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1/2 cucharadita de pimentón ahumado
  • 1/4 cucharadita de semillas de cardamomo molidas
  • 1/4 cucharadita de chile molido o pimienta de cayena
  • 2 tomates maduros, cortados a cubitos
  • 1/4 de taza de harina común
  • Sal y pimienta
  • 3 tazas de leche
  • 375 gr. de queso cheddar
  • 30 gr. de pan rallado
  Preparación:
 
  • Precalentar el horno a 175º
  • Cocinar la pasta según indicaciones del fabricante. Reservar.
  • Rallar el queso, serán como 4 tazas. Reservar 1 para espolvorear por encima al final y gratinar. Yo sólo puse 311 gr. en vez de 375 gr. porque el paquete no pesaba más. Además no era queso light y yo sigo queriendo bajar de peso (juas juas juas)
  • En una olla calentar 2 cucharadas de mantequilla y dorar la cebolla picada, el ajo y el jengibre. Más tarde agregar el tomate, seguir 5 minutos al fuego. Agregar todas las especias hasta que suelten todo su aroma, otros 5 minutos. Sal y pimienta.
  • Añadir la harina y mezclar durante 2 minutos para dorar la harina. Lentamente ir añadiendo la leche y dar vueltas durante 10 minutos hasta que la salsa espese.
  • Añadir las 3 tazas de queso. Mezclar bien hasta que el queso se funda en la salsa.
  • En una fuente para horno engrasada con la otra  cucharada de mantequilla, volcar los macarrones reservados y por encima la salsa de queso especiada. Mezclarlos bien. Pero que color tan bonito por favor, dan ganas de hundir el hocico en la pasta (una vez fría, claro).
  • Espolvorear con el resto de queso cheddar y el pan rallado para que al gratinar se forme una costra por encima.

  • Meter al horno más o menos 20/30 minutos, hasta que esté bien gratinado al gusto de cada cual.

jueves, 14 de agosto de 2014

BIZCOCHO DE NARANJA Y POLENTA CON SIROPE DE NARANJA Y CLAVO


Madre mía, que lujo de bizcocho. Si te gustan las especias, en concreto el clavo, esta es tu receta. He sacado este bizcocho del programa de cocina "Spice Trip". Es una forma muy original de hacer un bizcocho de naranja ya que no se usan lo típico, es decir ralladura y zumo de naranja (que también lleva), sino que lleva las naranjas enteras (ecológicas para que no lleven pesticidas, y bien lavadas antes de usarlas). Tampoco lleva mucha harina, mayoritariamente polenta, e incluso podrías usar harina de avena o de arroz y hacer un bizcocho celíaco ya que la polenta en su forma más básica sólo contiene harina de maíz y agua.
Tiene una textura diferente debido a la polenta y a la harina de maíz. 
 Ingredientes:
 
  • 5 naranjas: 2 peladas y finamente cortadas en rodajas, 2 trituradas (estas 2 mejor que sean ecológicas) y 1 para zumo
  • 120 gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 180 gr. de azúcar blanquilla
  • 3 huevos (4 si son pequeños)
  • 2 cucharaditas de clavo molido
  • 2 cucharaditas de levadura para postres
  • 30 gr. de harina común
  • 140 gr. de polenta
  • 120 gr. de harina molida
  • Para el sirope:
  • 100 gr. de azúcar blanquilla o azúcar moreno
  • El zumo de una naranja
  • 1 cucharadita de clavo molido
Preparación:
 
  • Precalenta el horno a 180º. Engrasa un molde de 20 cm, forrado la base con papel de hornear.
  • Pela dos naranjas y cortarlas en rodajas finas para ponerlas en la base del molde. Pon primero una en el centro y a partir de ahí ve poniendo capas.

  • Lava bien las otras 2 naranjas ecológicas. Córtalas en trozos, échalas a un cazo, cúbrelas de agua y llévalas a ebullición. Cócinalas 20 minutos, cúela el líquido y pon los trozos de naranja hervidos en un robot de cocina para triturarlos. Si no tienes, pues a cuchillo pero es un tostón.
  •  En un bol, bate con las varillas de la batidora la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema. Ve añadiendo los huevos uno a uno, no añadas uno hasta que el anterior estén bien integrado en la mezcla. Añade las naranjas trituradas.
  • A continuación la levadura para postres, la almendra molida, la harina, la polenta y el clavo molido. Méclalo bien.
  • Vuelca esta mezcla en el molde sobre la base con las rodajas de naranja. Hornea durante 1 hora. Si ves que se te quema la parte de arriba ponle papel de aluminio. Cuando pase la 1 asegúrate de que este hecho metiendo un palillo. Si sale limpio es porque está hecho. Deja enfriar 10 minutos y vuelca el bizcocho en un plato.
En esta foto, le he dado la vuelta al bizcocho para que la base sea la parte de arriba del bizcocho.

  • Mientras el bizcocho se enfria puedes ir haciendo el sirope. Pon en un cazo el azúcar el zumo de naranja y la cucharadita de clavo. Caliéntalo hasta que el azúcar se disuelva y el líquido espese  y esté doradito. A medida que se va enfriando va tomando la consistencia como de miel. Con una brocha ir empapando la parte de arriba del bizcocho y los costados.
Este bizcocho está mejor de 1 día para otro cuando todos los sabores han reposado y han cogido fuerza.

martes, 12 de agosto de 2014

POLLO EN ADOBO FILIPINO


Y una vez más hago otra receta de America's Test Kitchen, el programa de cocina americano. Este plato es el plato oficial de Filipinas, el más conocido a nivel internacional. A pesar de que la palabra "adobo" es española, la técnica para preservar la carne es original de Filipinas. Ya que antiguamente no había forma de mantener fresca la carne, ésta se conservaba en vinagre y sal. Los españoles que colonizaron Filipinas a finales del s. XVI, principios del s. XVII denominaron adobo a este guiso por la forma similar que tenemos en España de adobar o marinar los alimentos. El principal ingrediente es el vinagre que originalmente es de vinagre de coco, o arroz, o caña, pero también se puede usar de sidra o vino blanco. Cualquier receta se puede adaptar a las necesidades del que cocina. En cuanto a la sal aquí se utiliza la soja. En principio el adobo no lleva leche de coco pero America's Test Kitchen lo usa para neutralizar los sabores del vinagre y la sal pero esta receta es una versión del sur de Filipinas y en este caso se llama adobo sa gatâ .
 
 
Se acompaña con arroz blanco y con anillitas de ajetes por encima. A mi se me olvió ponerlos cuando hice la foto.
 
Ingredientes: 
 
  • 1 k de contramuslos con hueso y piel
  • 1/3 de taza de soja oscura
  • 1 lata de leche de coco
  • 2/3 de vinagre de sidra (si encuentras de coco, sería mejor, pero es difícil encontrarlo en España, yo nunca lo he visto en tiendas asiáticas)
  • 8 dientes de ajo
  • 4 hojas de laurel
  • 2 cucharadita de pimienta negra
  • 1 ajete tierno
Preparación:
 
  • Se limpia el pollo de grasa. Se pone en un bol con la soja y se deja marinando en la nevera durante 30 minutos o 1 hora.
  • Pasado este tiempo se saca el pollo de la marinada, se escurre y se pone con la piel boca abajo en una sarten al fuego medio alto para que se vayan calentando a la vez la sartén y el pollo y vaya soltando toda la grasilla del pollo. Se deja en el fuego durante 10 minutos. Pasado este tiempo se saca y se reserva en un plato. La parte de la piel debería quedar así:
  • La otra parte del pollo, como se ve en la foto, no está cocinado, sólo la parte de la piel. La grasa que ha soltado se echa en un frasco porque es para tirar. Dejamos la sarten sin nada de grasa.
  • Mientras el pollo se esta dorando, en el bol donde hemos dejado la salsa de soja donde se ha marinado el pollo añadimos el vinagre, los ajos, el laurel y la pimienta. Mezclamos para que fundan todos los ingredientes.
  • Volver a poner el pollo, de nuevo con la piel boca abajo, en la sarten a fuego medio alto y añadir la mezcla de coco. Cuando empiece a hervir bajar el fuego a medio bajo durante 20 minutos, sin tapar.
  • Pasado este tiempo dar la vuelta a las piezas de pollo y dejar otros 15 minutos.
  • Pasados los 15 minutos reservar el pollo en otro plato. Sacar las hojas de laurel de la sarten y reducir la salsa durante 5 minutos.
  • Napar el pollo con la salsa reducida, echar por encima anillitas de ajo tierno y servir con arroz blanco.
El sabor es ácido por el vinagre. A mi me recuerda un poco, sólo un poco, al pollo al ajillo ya que también se usa un poco de vinagre para hacer la salsa.

jueves, 7 de agosto de 2014

TACOS AL PASTOR

 
 
Ya tenía ganas de hacer esta receta. La comida mejicana me dá algo de yuyu porque tiene unos ingredientes que a mi me resulta difícil conseguir. Tienen tanta variedad de chiles que no sabía por donde empezar a buscar, que receta elegir que fuera más o menos fácil y que fuera típica mejicana. Encontré el blog de Rústica y me encantó, con unas fotos preciosas que hacen que quieras hacer ese plato pero ya...!!!!
 
Los tacos al pastor se cree que tienen un origen en los emigrantes libaneses que llegaron a Méjico en los 60 e introdujeron el shawarma que consiste en colocar filetes de cordero o ternera al calor de las brasas en posición vertical.

Como la gastronomía mejicana me es bastante desconocida imagino que mi plato tendrá muchos defectos, pero lo principal es que los tacos estaban riquísimos. Lo que más me gustaba de esta receta es el trompo que se hace con la carne, algo parecido a un kebab... ya me veía a mí misma cortando tiritas de carne del trompo... Lo malo ha sido que la carne es toda de cerdo y yo no suelo comerlo por la cosa de la grasa pero la primera vez que lo hacía quería que fuera la carne que se utiliza en Méjico. Las próximas veces que lo haga lo haré con pavo o pollo, el sabor no será tan gustoso pero bajaré algo las calorías.

Estas fotos son de la segunda vez que lo comí. La primera vez cometí el error de no poner en la sartén las tortitas por lo que me los comí con la tortita tal cual la compré: de la bolsa al plato. Viendo un programa de Gordon Ramsey ví que el ponía la tortita en una sartén, sin aceite ni nada, la calentaba por un lado y luego por el otro, y luego la ponía encima del rodillo de amasar y la sujetaba durante unos segundo hasta que la tortita cogía la forma típica del taco. En otro vídeo ví que pasaban la tortita directamente por la llama de la cocina. Pero creo que con estas tortitas no funciona porque a poco se me churrascan. En fín, que esta segunda vez me han quedado unos tacos mejores y de igual sabor, estupendo.
 
La preparación es algo laboriosa pero merece la pena. 
 
Ingredientes para el adobo:
 
  • 4 chiles güajillo (chiles mirasol cuando son frescos, sino lo encuentras puedes usar chile ancho o una cucharadita de pimienta de cayena).
  • 2 dientes de ajo grandes.
  • 20 ml. de vinagre de piña o manzana (yo sólo encontré de manzana)
  • 10 grs. de pasta de achiote*
  • 1 pizca de comino.
  • 10 pimientas negras.
  • Sal de mar en grano al gusto.
*Un poco de información de Wikipedia: el achiote es una especia roja que se utiliza mucho en América latina como colorante. Se forma una pasta espesa y es unos de los ingredientes principales en la comida mejicana. Las semillas son duras y se pueden moler o ablandar en agua caliente. Pero vamos, lo cómodo es comprar el botecito de pasta de achiote que no me resultó difícil de encontrar en un supermercado. Se puede sustituir por una cucharada de pimentón pero no le veo la necesidad pudiendo comprarlo fácilmente.
 
Preparación del adobo:
 
  • Con unas tijeras cortar los chiles por la mitad, quitar las semillas y ponerlos en remojo en agua hirviendo durante 5 minutos para ablandarlos. Pasado este tiempo sacarlos del agua y cortarlos en trocitos con las tijeras. Echarlos en el robot de cocina.
  • Mezclar la pasta de achiote con el vinagre y agregarlo al robot.
  • En un mortero triturar los ajos, con el comino, la sal y la pimienta. Añadirlos al robot y ponerlo a funcionar hasta conseguir una pasta. Si véis que se queda algo seco echar un poco más de vinagre o el agua de los chiles. Yo no tuve necesidad de hacer esto.
Ingredientes para la carne adobada:
 
  • 1/2 kilo de pierna de cerdo en filetes muy finos. Yo compré filetes de la pieza de jamón. No es que sea muy entendida en cortes de carne pero le expliqué al carnicero que quería una pieza que no fuera muy magra para que me quedara algo jugosa. 
  • 250 grs. de bacon del grosor de los filetes
  • Una piña pequeña cortada en trozos.
  • Cebolla en rodajas finas al gusto.
  • Adobo.
Preparación de la carne:
 
  • En una fuente para horno vamos poniendo un filete de pierna, lo untamos con el adobo por las dos partes, enseguida una capa de cebolla, otra de bacon, lo untamos con adobo, y ponemos otra capa de carne y adobamos.  
  • Continuamos formando el "trompo" de carne, por capas, hasta terminar en filete.
  • Cubrimos todo con el resto del adobo y dejamos macerar como mínimo media hora cubierto. Yo lo dejé toda la noche en la nevera.
  • A la mañana siguiente cortamos la piña en trozos.
  • Ponemos una brocheta a remojar en agua para evitar que se queme en el horno.
  • Atravesamos el trompo con la brocheta y en la punta ponemos un trozo de piña y el resto a los lados del trompo.
  • Cubrimos con papel de aluminio
  • Precalentamos el horno a temperatura máxima. Cuando metamos la carne lo bajamos a 210º. Lo dejamos media hora. Pasado este tiempo se quita el papel de aluminio y se deja otra media hora. Lo sacamos del horno lo volvemos a cubrir hasta el momento de cortar.
 
 Acompañantes:
 
  • Cebolla roja
  • Cilantro
  • Salsa de chile: 4-5 de chile morita desvenados e hidratados + 3 tomates asados sin piel, ajo y sal. Yo opté por comprar salsa mejicana porque ya no tenía ganas de hacer todo. Pero la verdad es que la salsa que compré es similar a esta salsa que tengo en mi blog.

Los acompañantes de los tacos pueden ser muchos: salsa verde, zanahorias en conserva, chile habanero frito... pero ya me complicaba mucho la cosa y puse las cebollas rojas cortadas en juliana, el cilantro picado y la salsa mejicana del supermercado.

Montaje:

Yo creo que las tortillas de maíz que se utilizan en Méjico son más pequeñas que las que venden en el super pero bueno, no voy a ser exigente con esto y me conformo con lo que he encontrado.  En el blog de Rústica podrás encontrar la receta para hacer tortillas de maíz pero francamente es demasiado complicado si no estás habituado a hacer tortillas.
 
Cortar tiritas finas de carne, se van rellenando las tortillas (que previamente habremos calentado en la sarten como indico al principio de la entrada) y ponemos en cada uno trocitos de la piña que hemos asado junto a la carne, luego unas pocas cebollas en juliana, salsa mejicana y cilantro.