domingo, 30 de octubre de 2011

HAMBURGUESA DE PAVO CON CALABACIN Y ZANAHORIA


He cogido esta receta de Americanadas. Todo lo que sea recetas bajas en calorias y con aspecto de estar rico lo aplico a mi cocina. Además el pavo me encanta. Compré en el mercado 1 kilo de ragout de pavo. Le pedí que me picara 1/2 y el otro medio lo voy a hacer en brochetas con algún marinado oriental. El ragout que compré lo sacan del muslo por lo que no estaba muy seca la carne como habría sucedido si hubiera sido de la pechuga.

La receta es bastante fácil, el único tostón es rallar las verduras aunque yo directamente lo piqué en el robot de cocina. Lo único que yo añadiría a la receta original es dejar al menos media hora la verdura rallada en un colador para que suelte todo el líquido ya que luego la masa resultante es algo líquida y más difícil de manejar. Realmente el calabacín y la zanahoria hace que las hamburguesas salgan muy juguosas. Me han gustado y las volveré a hacer.

Ingredientes:
  • 1/2 k de pavo picado
  • 1 calabacín mediano rallado
  • 1 zanahoria mediana rallada
  • 2 dientes de ajo muy picaditos
  • sal, tomillo seco, pimienta negra
  • 1 huevo
Preparación:
  • En un bol grande se mezclan todos los ingredientes. Se hacen hamburguesas del grosor que guste y se frien en aceite en el grill para que no salgan muy empapuzadas de aceite.
  • El montaje de la hamburguesa que cada cual lo haga como quiera.
  • El pavo picado también se puede hacer en hamburguesa como en esta otra receta que puse en mi blog.

sábado, 22 de octubre de 2011

POLLO CON SALSA DE ALMENDRAS


He cogido prestada esta receta de Las recetas de mama, una web estupenda de la que siempre saco buenos platos.

Ingredientes:
  • 1 k de contramuslos de pollo, o una pechuga de pavo, lo que tengáis
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 150 gr. de almendras peladas
  • 180 ml de vino blanco
  • 2 hojas de laurel
  • sal, pimienta, azafrán y aceite de oliva
Preparación:
  • Se pocha en aceite la cebolla, cortada en cascos y los ajos fileteados. Cuando está blandita se saca todo y se reserva. En este aceite freimos las almendras. Se reservan también. En ese mismo aceite doramos la carne. Si utilizáis pechuga de pavo sería conveniente que la trocéis para que sea más fácil.
  • Se agrega a la carne el vino y se deja a fuego vivo para reducir.
  • Con la cebolla y los ajos se hace un majado en el mortero o en el robot de cocina. Se tritura todo mucho ayudándose de un poco de agua. Agregar las almendras. En la receta original las trituraban poco para encontrar trocitos, yo hice lo mismo pero creo que las debería haber triturado totalmente. Se echa este triturado al pollo.
  • Se salpimenta el pollo, se añaden las 2 hojas de laurel y el azafrán o colorante, se cubre de agua y se deja cocer hasta que el pollo esté hecho, más o menos 1/2 hora.
Se puede acompañar de un arroz blanco especiado o patatas fritas.

domingo, 2 de octubre de 2011

MIGAS A MI ESTILO

Primero de todo, aclarar que estas migas han sido sólo un experimento. Obviamente unas migas auténticas llevan unos ingredientes que no puedo meter en mi dieta por la cuestión del colesterol. Pero no me resigno a no comer nunca más migas. Las migas de mi familia creo que son algo diferentes a las migas tradicionales. Aunque decir migas tradicionales quizás es un error porque con esta receta pasa como con muchas recetas españolas, que cada región, cada pueblo, cada familia tiene su propia receta.

Pues bien, en mi familia las migas siempre las hacía mi padre y para nosotros eran y son únicas. He probado otras migas y ninguna me gusta tanto como las de mi padre. Me pasa como con los callos de mi madre o las torrijas de mi hermano. No significa que otras recetas sean malas, es sólo que yo estoy acostumbrada a comerlas así y es como me gustan, puedo comer otras pero las migas de mi padre siempre serán las auténticas.

Yo nunca he hecho migas ni tuve la idea de pedirle a mi padre que me enseñara. Era ese plato clásico de mi padre que nos hacía en ocasiones especiales para nosotros. Como yo tengo mucho colesterol y lucho día a día por bajarlo, decidí hacer unas migas a mi estilo. Claro está que sigue sin ser una receta apta para el colesterol pero al menos 1 vez cada x meses, yo creo que me lo puedo permitir...

Mis migas no llevan tocino, ni chorizo "normal". Como era sólo una prueba no me atreví a utilizar muchos más ingredientes. En mi familia las migas se acompañaban con un "caldo de pimientos y boquerones". No lo hice esta vez por si acaso las migas iban directas a la basura.

En vez de usar chorizo "normal" yo uso chorizo de pollo aunque procuro no comer muy a menudo porque aunque sea de pollo no hay que olvidar que es chorizo. Como me ha quedado bien la textura de las migas la próxima vez que las hagas utilizaré también lacón de pavo, que está super hiper mega rico.

En esta receta utilicé otra cosa que no suele ser normal en las migas: baguette integral con semillas. Tenía media barra y yo siempre tomo pan integral por lo que mis migas tienen que ser si o si integrales. Supongo que hay un pan típico para hacer migas pero yo no tengo ni idea. Las migas son un plato típico de los pastores con el que se aprovechaban las sobras del pan duro por lo que dudo que se andaran con elecciones de tipo de pan, utilizarían el que tuvieran sin más. La versión original de las migas y ya que viene de los pastores era sofreir con ajos y aceite los restos de pan duro previamente humedecidos en agua hasta que se dore. Luego para enriquecer el plato y como acompañante se añade pimiento frito, chorizo frito, magro de cerdo, tocino churrascaíto, sardinas fritas..., algunos lo toman con chocolate, melón, uvas... pero yo nunca le he visto la gracia a esta costumbre.

Voy a poner la receta como la haré la próxima vez e insisto, son unas migas tuneadas para el colesterol o para dieta, pero CON MUCHA PRECAUCIÓN.

Ingredientes:

- 1/2 barra de pan duro
- 2 chorizos de pollo cortados en rodajas
- Unos cachillos de lacón de pavo
- 4 dientes de ajo
- Aceite de oliva


Para el caldo de pimientos y boquerones:

- Dos ñoras (pimiento redondo y seco típico de Levante)
- 1/2 de cuarto o un puñaíto de boquerones limpios
- Sal, pimienta y aceite de oliva


Preparación:

- Dependiendo de lo duro que esté el pan, se pone el pan duro en remojo. El mio está de hacía bastante tiempo por lo que trocearlo con los dedos o cortarlo con el cuchillo era difícil, así que lo puse directamente con agua. Cuando está blando se escurre muuuucho para eliminar toda el agua que sea posible, apretando bien el pan entre las manos.

- Se pone aceite en una cazuela de fondo grueso para evitar que se peguen las migas. Se sofrien los ajos pelados y enteros, las rodajas de chorizo y los trozos de lacón. Esto hará que el aceite tome color y sabor. Cuando el chorizo está churracaíto se aparta en un plato

- En este aceite se echa el pan duro y se empieza a trabajar dando vueltas y vueltas hasta que el pan pierde toda su agua. Hay que utilizar una paleta para ir separando el pan y que vaya quedando una textura de "migas".

- Se echan en la cazuelilla de barro y se mezclan con los ajos, chorizo y todo lo demás que hayamos preparado.

Mientras, habremos hecho el caldo de pimiento: se ponen las ñoras en agua con sal y unos granos de pimienta y se lleva a ebullición. Se deja como 15 min. ó 1/2 hora. Las ñoras tienen que estar totalmente hidratadas y haber coloreado el agua (también se pueden haber puesto primero en agua para hidratarlas, y cortarlas en trozos y todo junto se lleva a ebullición). Se agregan los boquerones y se dejan 5 o 10 minutos. Se retira del fuego y se le echa un chorrete de aceite de oliva y un limón. No puedo dejar una explicación más clara porque nunca lo he hecho pero tal y como era el caldo de mi padre no tiene mucha más explicación. Era muy muy sencillo.

Y ya está, cuando vuelva a hacer unas segundas migas, meteré más explicaciones en esta entrada.

Ahh, me han quedado muy ricas para ser mi primera vez.