martes, 10 de enero de 2017

ORECCHIETTE CON VERDURAS Y PESTO DE RÚCULA Y NUECES

ORECCHIETTE VERDURAS PESTO DE RUCULA NUECES PASTA ITALIA ITALIANA ARUGULA WALNUT cocina italiana vegana
ORECCHIETTE VERDURAS PESTO DE RUCULA NUECES PASTA ITALIA ITALIANA ARUGULA WALNUT cocina italiana vegana
La primera vez que compro orecchiette, en realidad cualquier otra pasta que no sea espagueti o macarrón. Tampoco es que haya mucha diferencia en el sabor, es sólo una cuestión de forma de la pasta.
 
Pesto es la salsa para pasta más fácil de hacer y más rica del mundo. Puedes hacer tantas variaciones de pesto que nunca te cansarás de tomarla, incluso con unas patatas hervidas.
ORECCHIETTE VERDURAS PESTO DE RUCULA NUECES PASTA ITALIA ITALIANA ARUGULA WALNUT cocina italiana vegana
Ingredientes:
 
  • Pesto:
  • 1-1/2 tazas de rúcula bien apretadita la rúcula en la taza, 42 gr.
  • 1/2 taza de pecorino o parmesano, 40 gr.
  • 1/4 de taza de nueces picadas, 40 gr.
  • 1 diente de ajo
  • 1/3 taza de aceite de oliva, 50 gr.
  • Para la pasta y salsa:
  • 340 gr. de pasta orecchiette
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 taza de cebolla cortada finamente, 1 cebolla mediana
  • 250 gr. de champiñones fileteados
  • 2 tazas de tomates cherries (me olvidé pesarlos), rojos y amarillos, por darle otro color a la salsa, partidos por la mitad. Los cherries rojos los corté en cuartos porque eran más grandecitos que los amarillos
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de pimienta
Preparación:
 
  • En el robot de cocina triturar todos los ingredientes del pesto, como 1 minuto. Parar de vez en cuando para bajar al fondo la mezcla que se queda a los lados y no se han triturado bien. Reservar.
  • En una sartén calentar 1 cucharada de aceite y freir la cebolla hasta que esté blanda. Añadir los champiñones y los tomates cherry. Salpimentar. Cocinar durante 10 minutos hasta que todo esté blandito y haya perdido su agua. Pero que no te quede seco.
ORECCHIETTE VERDURAS PESTO DE RUCULA NUECES PASTA ITALIA ITALIANA ARUGULA WALNUT cocina italiana vegana
  • Cocer la pasta en abundante agua con sal durante 15 minutos. Colar pero reservar 1 taza del agua ya que este agua tiene almidón y puede servirte para la salsa por si se te ha quedado seca.
  • Mezclar la salsa con el pesto junto con la pasta.
  • Con el pesto es conveniente mantener los platos, en los que vas a servir la pasta, calientes para que no se enfríe mucho ya que el pesto no se calienta.

viernes, 6 de enero de 2017

JAMÓN DE PAVO CURADO

Jamon de pavo curado;curar carne;como curar carne;pata de pavo curada
Jamon de pavo curado;curar carne;como curar carne;pata de pavo curada
 
Qué ilusión me ha hecho comerme mi jamoncito de pavo, sin grasa y bajo en calorías. Ha sido todo un éxito. Un sabor espectacular, como jamón auténtico.
 
En total lo tuve 4 semanas curando, colgado en mi despensa, pero pienso que 1 ó 2 semanas más (6 semanas) habría estado mejor porque a mi me gusta el jamón durito. Pero claro, eso va en gustos.
 
Ingredientes:
 
  • 1 patorra de pavo, pesaba algo más de 1 kilo
  • Sal gruesa
  • Para el adobo:
  • 1 cucharada sopera de pimentón ahumado (o el que tengas)
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1 cucharadita de comino molido
  • Aceite de oliva suficiente para hacer una pasta con la que embadurnar el pavo
Preparación:
 
  • Día 1, 2 de diciembre 2016, 9 de la noche: se lava el pavo y se seca bien. Le quitamos el exceso de grasa que pueda tener.
  • Se pone la pata en un tuper que tenga tapa. Yo sólo tenía una fuente de horno de pirex y como tapa puse papel de aluminio.
  • Se hace una cama con sal gruesa:
  • Se pone encima el pavo y se cubre con más sal gruesa, asegurándote que esté cubierto por todos lados.
  • Se mete en la nevera con su tapa o film de cocina o papel de aluminio. Como regla son 24 horas por kilo.
  • Día 2, 3 de diciembre 2016, 9 de la noche: Se saca el tuper de la nevera. Se retira toda la sal de la pata
  • Se pone bajo el grifo para retirar todo rastro de sal. Una vez lavado se seca muy muy bien.
  • Hacemos la pasta del adobo. Los ingredientes son al gusto, puedes ponerle cilantro molido en vez de comino, curry, ras-al-hanut para darle un toque árabe... A mi me gusta la mezcla que hice porque me parecía como muy de embutido de toda la vida. Pero para futuras ocasiones voy a experimentar con otras piezas de carne y mezclas de adobo.
  • Se embadurna bien la pata:
  • Se le pone una cuerda en el extremo de la pata para poder colgarlo. Se tapa y a la nevera.
  • Según el blog de Compartendos, a menos que tengas una despensa oreada y muy fría, es conveniente poner la pata en su tuper y tapada dentro de la nevera y por la noche se saca y se deja colgada en la cocina con la ventana un poco abierta. Pero sin corrientes. Y esto lo haces durante 4 semanas hasta que la carne esté curada. Yo, a las 2 semanas me cansé de meter y sacar la patita de la nevera y la colgué en una especie de trastero que tengo con una abertura y que es la pieza más fría de mi casa (ya fría de por sí).
  • 1 semana después, 11 de diciembre 2016: así luce mi pata colgada en la cocina por la noche con la ventana abierta, más mona ella:
  • La colgué del palo de la escoba entre el fregadero y una estantería.
  • 1 semana más tarde, 24 de diciembre 2016: aquí ya la metí en el trastero día y noche. Que cómodo, no estar pendiente de sacarla todas las noches.

  • Yo la tocaba y siempre me parecía blandita. Pero esto va al gusto de cada cual. Hay gente a la que le gusta el jamón tierno y a otros tipo mojama, yo soy más bien de que esté muy curado el jamón. Pero claro, si te vas a hacer un bocata con su tomatito triturado y aceite es mejor que no esté demasiado curado porque sería difícil hincarle el diente. Pero tomado como aperitivo, con su vinito y a tacos bien curado está que te mueres.
  • Última semana, 6 de enero 2016: y llegó el feliz momento:
  • Está perfecta, con un olor maravilloso a embutido, a jamoncito rico... ñami ñami
  • Es difícil de cortar y he necesitado la ayuda de mi hermano que se le dá bien esto del corte. Más al centro las rodajas de jamón estaban más tiernas por lo que las voy a dejar secar un poco más. He sacado todas las rodajas de lo que es el contramuslo. Lo que es el muslo lo he dejado colgado otra vez. Los huesos los pienso aprovechar para un guiso. Aquí no se desperdicia nada.
 

martes, 3 de enero de 2017

MUFFINS VEGANOS DE MANTEQUILLA DE CACAHUETE Y PLÁTANO

 
Están esponjosos y húmedos, quien lo diría sin llevar huevos ni leche.
Fuente: Love food eat

Y para aprovechar la mantequilla de cacahuete que me quedaba he hecho estos muffins veganos, básicamente sin huevo ni leche. No están nada dulces y yo diría que sólo son aptos para paladares especiales.  Y como yo tengo un buen paladar, me han gustado. Tengo la sensación de que satisfago esa ansia de comida que tengo siempre y a la vez me mantengo sana y sin poner muchos kilos encima.
 
Aunque para ser sincera la mantequilla de cacahuete que se vende en tiendas no es lo más sano que te puedes echar al cuerpo, pero siempre tienes la alternativa de prepararla tu misma y que es increíblemente fácil de hacer. Por la red hay muchos enlaces que te enseñan cómo hacerlo. Y es lo que haré yo la próxima vez. De este modo te ahorras comer grasas saturadas que es lo que llevan esas mantequillas comerciales.
 
Ingredientes:
 
  • 1-1/2 tazas de harina integral
  • 1 taza de copos de avena
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 2 cucharadas de lino molido + 4 cucharadas de agua
  • 1 taza de plátano maduro triturado
  • 6 cucharadas de mantequilla de cacahuete
  • 1 taza de agua (yo creo que habría sido mejor poner algún tipo de zumo o incluso alguna leche vegetal tipo avena, arroz...)
  • Semillas de lino para espolvorear los muffins
Preparación:
 
  • En el molinillo triturar las 2 cucharadas de lino hasta que tengas harina de lino. Vuélcalo a un bol junto con 4 cucharadas de agua. En este bol es donde vamos a poner los ingredientes líquidos.
  • Añade aceite, mantequilla de cacahuete, la taza de plátano triturado, la taza de agua. Bate bien para integrar todos los ingredientes:
  • En otro bol ponemos los ingredientes secos: harina, copos de avena, polvo de hornear, bicarbonato y azúcar moreno:
  • Se vuelca el bol de ingredientes líquidos sobre el de los secos y se mezcla. No se debe trabajar mucho esta masa porque empezaríamos a producir gluten. Mezcla lo justo hasta que se integren.
  • Yo relleno los moldes de los muffins con un boleador de helados.
  • Meter la bandeja de muffins en el horno precalentado a 180º durante 20-25 minutos, hasta que al meter un palillo en uno de ellos, éste te salga limpio.
  • Sácalos del horno y déjalos enfriar:
  • Yo los he metido en una lata para que se conserven. 

lunes, 2 de enero de 2017

PAN MULTISEMILLAS DE IBAN YARZA

Fuente: Robinfood y vídeo
 
He de reconocer que el pan no me ha quedado ni por asomo como en el del vídeo. Pero de sabor estaba perfecto. La masa estaba tan hidratada que no podía manejarla a pesar de que hice los reposos que Iban recomienda siempre. E imposible hacerle las marcas en la superficie. Tuve que volcar la masa en una fuente de barro para que mantuviera la forma de hogaza. Pero de verdad que estaba super rico. Los ingredientes los saqué de su libro. Creo que mi fallo fue que las medidas líquidas las puse en ml en vez de gramos. Tengo que volver a intentarlo para que me quede como a él.
 
Ingredientes:
 
  • Ingredientes de la biga:
  • 100 gr. de harina integral de trigo
  • 100 gr. de harina de centeno integral
  • 120 gr. de agua templada
  • 3 gr. de levadura fresca o 1 gr. de levadura deshidratada
  • Para la mezcla de semillas:
  • 75 gr. de mezcla de semillas. Yo puse lino, sésamo blanco, sésamo negro, calabaza, pipas de girasol, amapola
  • 150 gr. de agua
  • Para la masa:
  • Toda la biga cortada en trozos, como a pellizcos
  • 200 gr. de harina de fuerza
  • 75 gr. de harina integral de espelta
  • 25 gr. de trigo sarraceno (no es trigo, libre de gluten)
  • 180 gr/ 200 gr. de agua templada
  • 11 gr. de sal
Preparación:
 
  • La noche anterior o incluso 2 ó 3 días antes podemos dejar preparada la biga. Simplemente se mezclan los ingredientes de la biga, se forma una bola. La dejas como 30 minutos para que empiece a fermentar. Luego ya la metemos en la nevera y la dejamos ahí hasta que la necesitemos. No veas como huele ese prefermento. Es una bola durita y seca.
  • También la noche anterior tostamos todas las semillas poniéndolas en la sartén (sin aceite) a fuego bajo. Cuando oigas que empiezan a crepitar como si fueran palomitas, lo retiras.
  • Lo dejas enfriar un poco y le añades el agua. Al día siguiente tiene una textura como gelatinosa.
  • Entonces, al día siguiente sacas la biga de la nevera. En la panificadora y con la función 7 de sólo amasado, pones 200 gr. de agua templada, las harinas, la sal y la biga cortada a pellizcos. Sólo estos ingredientes. Conectamos la panificadora y que amase. Cuando acaba dejamos 15 minutos para que repose.
  • Volvemos a conectar la panificadora en la función 7 de amasado, y dejamos amasar durante 5-10 minutos. Se agrega la mezcla de semillas con toda su gelatina y se sigue amasando hasta que termine la función de amasado. Al añadir la mezcla de semillas la masa se pone muy pegajosa. Dejarla dentro de la panificadora reposando 15 minutos.
  • Volver a conectar la panificadora y otra vez que amase. Y cuando acabe dejarla fermentar tapada 1 hora.
  • Vuelca la masa sobre la mesa. Se van recogiendo los extremos hacia el centro haciendo un hatillo. Darle la vuelta y bolear la masa formando una bola para crear un poco de tensión. Dejar fermentar 1-1/2 horas.
  • La última 1/2 hora enciende el horno a 250º. Yo dejé una fuente redonda de barro dentro del horno para que luego me sirviera como recipiente para hacer el pan.
  • Cuando ya ha finalizado la 1-1/2 horas de fermentación, saqué la fuente del horno y volqué la masa en ella. La metí al horno y con un pulverizador con agua contra las paredes del horno para crear vapor.
  • Se deja 15 minutos en el horno a 250º, luego se baja a 200º y se deja 45 minutos (yo lo dejé menos porque se me hizo antes).

CUCHUCO COLOMBIANO DE CEBADA


 
Me encantan todas las recetas de este blog y con ellas aprendo sobre la comida colombiana. Es una sopa espesa que se puede hacer con maíz, trigo o cebada y como yo tenía cebada en grano de un intento fallido de hacer pan danés aproveché la ocasión para usar mi cebada que estaba muerta de asco en la despensa y deseando que la sacara a escena. También se usan diferentes tipos de verduras y carne de cerdo. Se sirve acompañada de aguacate, ají o ensalada pero yo me lo comí tal cual aunque pienso que me habría gustado más con aguacate.
 
Originalmente era el alimento popular por lo barato ya que era el remanente de la molienda de los cereales para elaborar las harinas que eran consumidas por la clase alta. es un plato típico y de la dieta popular cotidiana en Colombia, especialmente en las regiones andinas y específicamente en el llamado altiplano cundiboyacense. Por su alto consumo es uno los alimentos básicos que componen la llamada canasta familiar colombiana con la cual se calcula en las instancias gubernamentales el costo de vida para los hogares (información de Wikipedia).
 
Es el típico guiso de invierno que te reconforta y te hace sentir fenomenal. No es una comida sofisticada, es tradicional y casera, el tipo de guiso que a mi me gusta.
 
Ingredientes:
 
  • 1 k de costillas de cerdo o espinazo de cerdo
  • 10 tazas de agua
  • 1/2 taza de cebada, puesta en remojo la noche anterior
  • 2 patatas amarillas medianas, peladas y cortadas en cubitos
  • 2 patatas rojas medianas, peladas y cortadas en cubitos
  • 1/2 taza de cebolla picada
  • 3 dientes de ajo
  • 2 ajetes
  • 1/4 de taza de pimiento rojo, cortado en cubitos
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1/2 taza de cilantro fresco picado
  • 1/2 cucharadita de de Sazón con achiote (tenía un sobre de la marca Goya pero que ya no los vende, por lo que la para la próxima vez usaré una cucharadita de achiote en pasta)
  • 2 tazas de repollo picado
  • 1/2 taza de guisantes congelados
  • 1/2 taza de zanahorias cortadas en cubitos
  • Sal y pimienta
Preparación:
 
  • La noche antes se pone la cebada en remojo. Y al día siguiente está así:
  • Yo hice algo diferente de la receta original. El día antes puse las costillas en la olla rápida con 10 tazas de agua. Una vez que subió la 2ª anilla naranja, lo dejé 12 minutos. Colé el caldo y lo metí en la nevera, una vez enfriada. Al día siguiente, toda la grasa estaba solidificada en la superficie y es grasa que no me tengo que comer.
  • Entonces, una vez que ya tengo el caldo desgrasado continúo con la receta.
  • En la picadora, pico la cebolla, los ajetes, el ajo y el pimiento rojo:
  • Lo añado al caldo, junto con las costillas y la cebada. Se lleva a ebullición y entonces se baja el fuego y se deja 50 minutos. Las costillas terminan por separarse del hueso que lo tiro y dejo el guiso simplemente con la carne.
  • Añadir las patatas, repollo, guisantes, zanahorias, sazón con achiote, pimienta negra y comino molido.
  • Probar el guiso para ver que tal de sal después de añadirle el sazón con achiote. Seguir a fuego bajo, tapar y cocinar 20 minutos. Añadir cilantro fresco y servir.
  • Puedes servirlo con repollo fresco picado, aguacate, tomate cortado en cubitos... Yo me lo comí tal cual.

lunes, 26 de diciembre de 2016

COPA DE MANGO Y YOGUR

Fuente: Merchi
 
Quería un postre ligero para después de la cena de Navidad y ha resultado perfecto.
 
Usé el yogur desnatado edulcorado con stevia de Pastoret, 500 gr, que resultó mucho y lo usé todo para que no quedaran sobras. Era para 3 personas.
 
Ingredientes:
 
  • 1 bote de yogur Pastoret desnatado y edulcorado con stevia (500 gr.)
  • 3 manzanas reinetas o Golden las que prefieras
  • 100 gr. de arándanos
  • 1 mango
  • El zumo de media naranja
  • 1 rama de canela y unas hojas de menta
Preparación:
 
  • En un cazo se ponen las manzanas peladas y cortadas en brunoise junto con las hojas de menta y la rama de canela. Se cuecen hasta que están medio blandas.
  • En este punto se agregan los arándanos y se sigue cociendo todo hasta que esté blando, tipo pure.
  • Se exprime la naranja y reservamos el zumo de 1/2 naranja.
  • En el vaso batidor ponemos el mango cortado en trozos y trituramos, vamos añadiendo el zumo de la naranja hasta conseguir una textura cremosa. Yo lo hice muy líquido pero luego en la nevera fue cogiendo estructura y quedó algo más espeso, menos mal porque pensé que lo había estropeado.
  •  Y ahora montamos las copas. Ponemos primero el yogur, luego la compota de manzana y arándano y luego la crema de mango. Se puede decir que no lleva nada nada de azúcar.

PATATAS ASADAS CON VINAGRE DE MALTA

 
 
Fuente: America's Test Kitchen

Estas patatas resultan cremosas en su interior y crujientes en su exterior y el sabor del vinagre de Malta te transporta a esas patatas inglesas que te ponen con las "Fish and chips". Podrías usar otro tipo de vinagre pero  el de Malta (que lo puedes encontrar en las tiendas "Deal" en Madrid) tiene menos acidez. Podrías pensar que van a saber mucho a vinagre pero se disipa mucho en el horno.

Tienes que comprar patatas rojas pequeñas pero mi frutero me dio unos patatones que no me gustaron nada porque el resultado no es el mismo ya que tienes que chafarlas y claro, chafar un patatón no es lo mismo que una patatita.

Ingredientes:

  • 1 k de patatas rojas pequeñas
  • Aceite
  • 5 cucharadas de vinagre de Malta
  • 1-1/4 tazas de sal de mesa
  • Pimienta
Ingredientes:

  • En una olla grande con 1-1/4 tazas de sal de mesa y agua. Se lleva a ebullición y se ponen las patatas bien lavadas y frotadas con un cepillito para quitar toda la suciedad que puedan tener las patatas.
  • Cuando hayan pasado como 30 minutos, se cuelan y se ponen sobre una rejilla para que se sequen durante 10 minutos.
  • Se precaliente el horno a 250º.
  • En una bandeja de horno se echa suficiente aceite para cubrirla (originalmente eran 6 cucharadas de aceite pero yo no eché tanto, me conformé con cubrir la bandeja).
  • Se ponen encima las patatas y se chafan. Yo usé la base de una taza medidora de metal
  • Se pincelan bien bien con vinagre de Malta. Se espolvorea con pimienta negra.
  • Se meten al horno más o menos cerca del grill. Se dejan 30 minutos. Cuidadín que no se quemen. Si ves que se queman baja una posición la bandeja.
  • Se sacan del horno y se vuelven a pincelar con bastante vinagre de Malta. Y digo bastante porque yo las pincelé con 1-1/2 cucharadas de vinagre y luego ni lo noté y le fui echando más vinagre una vez en la mesa.